Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. Los abrazos rotos por el coronavirus en 2020 | Diario1
Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

ZonaMultimedia

¿Dónde estoy? | GALERíAS DE FOTOS

Los abrazos rotos por el coronavirus en 2020

En la parte superior el artista muestra la simbología precolombina, específicamente el nacimiento del Jaguar con Chipeltotec seguido de la Mujer Flor, dos imágenes que dan identidad a los distintivos históricos de los pueblos originarios. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
El artista le da simbolismo a la vida y a la muerte por medio de la representación del asesinato del Venado por el Jaguar ilustrado con tonalidades abstractas. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En esta sección del mural, Bonilla representa a la conquista española por medio de la iglesia. Para el artista el genocidio es el origen de una historia de dominación. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
Esta sección es denominada como violación y mestizaje. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En la imagen se ilustra el primer levantamiento indígena de los nonualcos en 1833, una sublevación campesina en El Salvador durante la existencia de la República Federal de Centro América. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“Aquí se reivindica la historia, ya no se ve a Anastasio Aquino como un bandolero sino como un líder víctima de un liderazgo que buscaba ayudar a los más desposeídos”, agrega Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
La parte central se refiere al primer grito de independencia en El Salvador. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
Modesto Ramírez, un dirigente asesinado en 1932 pero que según Bonilla, es poco conocido y por eso se le incluye en la obra. A un lado Prudencia Ayala como una de las mujeres mas representativas de la historia del país. “Fue candidata a la presidencia y para descalificarla fue considerada loca”, agrega el artista. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En esta sección se muestra a Farabundo Martí, junto a Alfonso Luna y Mario Zapata líderes del levantamiento comunista de 1932 y en el fondo siendo fusilados en el contexto de la sublevación. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En esta parte inicia lo mas sangriento del mural con una representación del genocidio de 1932, liderado por el General Maximiliano Hernández Martínez. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
Con las protestas y la lucha de calle inicia la guerra civil de los años 80, el artista ubica a los personajes como parte de los rebeldes de la época. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
"Lo que sigue es la tortura, tortura política, de los líderes políticos hacia la población, siempre la historia muestra a la fuerza y el miedo como elemento determinante para la dominación". agrega Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
en esta parte el artista representa a la víctimas anónimas del conflicto y la incansable búsqueda de las madres de los desaparecidos. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“En este que está aquí que me interesa mucho, pongo al volcán de San Salvador con un montón de crucitas simbolizando todo el genocidio que hubo en esa época, pongo a Roque Dalton y a Jaime Suarez Quemain. Dalton asesinado por sus propios compañeros de izquierda, Jaime, un amigo mío, intelectual, fue asesinado por escuadrones de la muerte ”, según Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“En muchos casos los daños colaterales de la guerra se van heredando de generación en generación”, agrega Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“El Mayor, los militares, el pueblo, el rico gordo de tanta avaricia y el pueblo gritando con los niños sin futuro”, agrega Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“En esta parte, como en muchas de mis obras yo ubico a Monseñor Romero como centro de la historia de injusticia y siempre rodeado por esos personajes…”, agrega Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“Las dos miradas del bien y el mal a la forma de interpretarlo según la historia moderna”, agrega Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En este caso el autor hace una simbología de una familia desintegrándose a causa de la migración provocada por la guerra de los años 80. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
En esta parte hay un salto hasta el final de la guerra con el asesinato de los padres Jesuitas en el contexto de la ofensiva de 1989. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“La mirada y las expresiones faciales que sacan a relucir las personalidades de los sacerdotes masacrados” agrega Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
“En esta sección de la izquierda, el artista muestra la forma de hacer política de los deferentes gobiernos de la post guerra. Luego en la parte final “termino acá con esta muestra que yo le llamo el gran bailongo con la reconciliación del venado con el Jaguar donde el nuevo sol se combina con el volcán Chinchontepec” agrega Antonio Bonilla. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS DISEÑO: D1/MANUEL JACINTO
Prev
Next

Con más de un millón de muertos y alrededor de 70 millones de contagios, el coronavirus se ha convertido en el principal protagonista del 2020. Al luto se suman las complejas consecuencias económicas como resultado de ciudades paralizadas producto de meses en cuarentena.

FOTOGRAFÍAS: XLSemanal

Prev
Next
YouTube Diario1 TV

Galería de Fotos

Videos