Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

ZonaMultimedia

¿Dónde estoy? | GALERíAS DE FOTOS

Gritos de auxilio por hambre en San Salvador

FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

Los habitantes de un mesón llamado “Rosita”, en el barrio Modelo, de San Salvador, no tienen alimentos para niños en edad lactante. Son 20 familias. Cada una vive en un espacio de tres metros cuadrados, por el que tienen que pagar un alquiler mensual de 150 a 200 dólares.

La mayoría de estas personas se dedican a la venta ambulante y se han visto sin ingresos desde que se implementó la cuarentena domiciliar, que les restringe su movilidad. Algunos han tenido deterioros en su salud por la presión de llevar el sustento a sus hogares.

FOTOGRAFÍAS: D1/MIGUEL LEMUS

Una pancarta fue colocada en la entrada del mesón en forma de protesta. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
La mayoría de estas personas se dedican a la venta ambulante y se han visto sin ingresos desde que se implementó la cuarentena domiciliar que les restringe su movilidad. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Cada familia vive en un espacio de tres metros cuadrados, por los que tienen que pagar un alquiler mensual de 150 a 200 dólares. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Antonio padece de la presión desde hace un año. Esto le provoca desmayos. Son más frecuentes desde que la dueña del lugar le pidió que desalojara el lugar donde habita con su esposa embarazada, por estar en mora con el pago. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Mercedes Ventura menciona que no tienen ingresos económicos para pagar el lugar donde viven, ya que el alquiler debe ser cancelado a diario. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Mercedes tiene varios niños a su cargo. Para ella una de las mayores dificultades es la obtención de alimentos. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Debido a la falta de acceso al gas propano las familias han optado por cocinar a fuego de leña. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
La mayoría de las familias del mesón tienen hijos edad lactante. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
El acceso al agua potable y la forma de almacenamiento también es un problema para esta comunidad. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Algunos rincones al interior de la comunidad son utilizados como basureros. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Algunos de los hogares han sufrido deterioros con el inicio de la época de invierno. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Las cosas se complican al llegar la hora del almuerzo, no solo por la falta de alimentos sino por la forma en la que estas familias deben cocinar su comida.FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Doña Mónica es vendedora ambulante, con el poco dinero que logró guardar ha comprado frutas y verduras para vender. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Hasta antes de la cuarentena, Elena de Escobar no cocinaba para nadie más que para ella y su esposo. Por la necesidad ha optado por la venta de almuerzos entre $1.50 y $2.00 FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Don José entretiene a su pequeña nieta de 9 meses. Desde que inició el confinamiento, estas personas han tenido que arreglárselas para conseguir alimentos y artículos de primera necesidad para recién nacidos. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Las familias se organizan para salir a solicitar ayuda. FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
Prev
Next