Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

ZonaMultimedia

¿Dónde estoy? | GALERíAS DE FOTOS

Madre de nueva piel

Foto: D1/Miguel Lemus

María de la Paz Rivera no es una madre como cualquier otra; tampoco es una costurera como cualquier otra. Las prendas que confecciona no son cómodas. Elabora trajes de presión para niños quemados en el Hospital Bloom de San Salvador.

La única capacitación que ha obtenido para realizar su trabajo es su antiguo negocio de vestidos de gimnasia y ballet; según ella, este trabajo es muy diferente y tiene objetivo presionar terapéuticamente la piel para evitar una cicatriz “queloidea”(bulto grande en la piel).

Atiende aproximadamente 400 niños al año que vienen en su mayoría de lugares donde todavía se conserva la molienda o aún se cocina en el suelo, “solo una que es madre entiende el dolor de una criatura” sostiene antes de asegurar que confecciona nueva piel con dolor de madre.

Fotos: D1/Miguel Lemus

María de la Paz Rivera trabaja confeccionando trajes para niños quemados en el hospital Bloom. Foto: D1/Miguel Lemus
Collarín recién confeccionado por María. Foto: D1/Miguel Lemus
Traje terminado que servirá para una lesión en tórax. Foto: D1/Miguel Lemus
Mural donde María ubica las prescripciones de los cirujanos plásticos. Foto: D1/Miguel Lemus
Parte de la maquinaria con la que María trabaja a sido aportada por ella. Foto: D1/Miguel Lemus
Además de hacer todo tipo de prendas para la piel María de la Paz también realiza almohadas quirúrgicas. Foto: D1/Miguel Lemus
Un niño juega mientras espera que le tomen las medidas. Foto: D1/Miguel Lemus
La mayor parte de los pacientes con quemaduras son producto de descuidos en la cocina. Foto: D1/Miguel Lemus
Detalle de un maniquí que sirve de “adorno” y la mayoría de veces de modelo en el consultorio. Foto: D1/Miguel Lemus
A este niño le cayó dulce de atado hirviendo en una molienda al interior del país. Foto: D1/Miguel Lemus
María se siente madre de cada uno de los pacientes con quemaduras que atiende en el hospital. Foto: D1/Miguel Lemus
Algunas de las pertenencias de María de la Paz. Foto: D1/Miguel Lemus
Los trajes que María realiza no tienen solo el objetivo quirúrgico, es un medio de inserción social después del trauma de una quemada. Foto: D1/Miguel Lemus
Estos juguetes sirven para entretener a los pequeños pacientes mientras esperan para que les tomen las medidas. Foto: D1/Miguel Lemus
Detalle de una indicación médica para prendas quirúrgicas. Foto: D1/Miguel Lemus
Un niño espera en el área de curaciones en la Unidad de Niños Quemados del único hospital para infantes en el país. Foto: D1/Miguel Lemus
Un improvisado armario-organizador alberga las prendas realizadas o pendientes. Foto: D1/Miguel Lemus
El 70% de los niños que son atendidos se queman con líquidos calientes. Foto: D1/Miguel Lemus
María jamás ha visto un catálogo para prendas de este tipo, todo lo aprendió empíricamente siendo madre y costurera. Foto: D1/Miguel Lemus
Prev
Next
YouTube Diario1 TV

Galería de Fotos

Videos