Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Zona1

¿Dónde estoy? | REPORTAJES

Los negocios que hicieron millonario al diputado Reynaldo Cardoza

Compra y venta de terrenos, hipotecas y más. Algunos negocios le han dejado grandes pérdidas al diputado Cardoza, pero otros lo han convertido en un millonario más de los pocos que hay en El Salvador.

Bryan Avelar/David Ernesto Pérez
Foto Facebook
Foto Facebook

El diputado Reynaldo Antonio Cardoza tiene 40 años y es un hombre de negocios. Su vida empresarial empezó en los años 90 y ahora puede jactarse de tener unos diez terrenos inscritos en el Centro Nacional de Registros (CNR). Algunos le han dejado grandes pérdidas pero otros lo han convertido en un millonario más de los pocos que hay en El Salvador.

El diputado está hoy en el ojo de la lupa luego de que a la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) le pareciera incoherente que su patrimonio presentara una variación de $811 mil 898 con veintiocho centavos en poco menos de seis años, casualmente, el tiempo que lleva como funcionario público, y le avisara a la Fiscalía General (FGR) para que lo investigue.

Préstamos de más de $150 mil a diez años plazo que pagaba en tres, hipoteca de propiedades por miles de dólares que cancelaba sin penurias de un día para otro, compras de terrenos que un tiempo después calculaba en hasta cinco veces más su precio original, manejo de grandes cantidades de dinero en efectivo que le garantizaban solventar sus deudas detectarse al analizar los movimientos de los terrenos y las casas que en los últimos once años registró el CNR.

Dos litros y medio de jugo de misma naranja

En San Salvador tiene tres propiedades que, sumados los precios a las que las compró, ascienden a más de $50,000. Pero calcular el valor solo a partir de cuánto pagó por ellas puede resultar tramposo. La primera, de 14,104 metros cuadrados ubicada en Guazapa, le costó $26,500 y la adquirió el 14 de mayo de 2004 a Paz del Socorro Guzmán –los propietarios anteriores fueron Edgar, Hugo y Mercedes Varela-. El 29 de junio de ese año la hipotecó a Esperanza Sánchez de Rodríguez por un préstamo de $50,000 que debía pagar en seis meses en una sola cuota al 2% de interés cada 30 días; el 11 de diciembre acudió al Banco de los Trabajadores de Soyapango por un crédito de $100,000 que también le fue otorgado a un plazo de 60 meses con cuotas de $2,514.60.

En los archivos del CNR quedó una advertencia: es la segunda hipoteca de la propiedad.

Once días después canceló a Sánchez de Rodríguez los $50,000 más los intereses. 48 horas más tarde volvió al Banco de los Trabajadores a comprar otro préstamo: $200,000 a 10 años plazo a cambio de otra hipoteca sobre la propiedad ya hipotecada y la pagó el 24 de septiembre de 2007 –en tres de los diez años que tenía para cumplir con su obligación-. Siete días antes había adquirido otro crédito por $270,000 a 15 años.

La segunda propiedad es de 91.11 metros cuadrados en el lote 1, en finca Buena Vista del barrio San Jacinto. La compró el 30 de agosto de 2004 a $914.29 a Leonarda del Carmen Erazo de Nisthal que en ese entonces residía en Pittsburgh, California, EUA. Cuatro años más tarde el diputado pecenista la vendió por $7,500 a Beatriz del Carmen Amaya Linares; en mayo de 2010 Cardoza la recompró por $5,000.

La tercera se ubica en Quintas del Bosque, sobre el kilómetro 7 de los Planes de Renderos. El 9 de julio de 2011 Hilda del Carmen Mejía de Ramos la compró por $5,000 a Sociedad Corporación el Progreso. El 27 de septiembre de 2012 se la vendió a Cardoza por $25,000 “en efectivo”, según el historial que resguarda el Registro de la Propiedad.

Mucha tierra por poca plata y una herencia sin igual

El diputado Reynaldo Cardoza es originario de Chalatenango y ama mucho a su tierra. Tanto así que es dueño de 108 mil 973 punto cinco metros cuadrados de ella. Esta cantidad de bienes inmuebles las ha obtenido mediante cuatro transacciones en las que ha invertido solamente $24 mil.

El viernes nueve de abril de 2012, Cardoza se levantó de la cama sintiéndose un hombre con suerte. Ese día firmaría las compraventas de dos terrenos que lo harían dueño de más de 32 mil metros cuadrados de tierra a un precio de cachada: $2,500 cada uno.

Resulta que don Albelino Echeverría Rivera, de 36 años de edad, quien es descrito por el Registro de la Propiedad como un empleado en el municipio de San José Las Flores de Chalatenango, era dueño de dos terrenos lotificables en el municipio de Dulce Nombre de María, unos cuantos kilómetros al noreste de San José Las Flores, y un día decidió vendérselos a un precio pocas veces visto.

El primer terreno tiene de una extensión de mil 348 metros cuadrados, y cabe 24 veces en el de 32 mil 397 metros que compró exactamente al mismo precio, al mismo comprador, el mismo día. Este segundo tramo estaba repartido en 20 parcelas lotificables de tierra donde más tarde se podría construir un condominio, según la escritura de de este en el CNR.

Dos años más tarde, el 17 de marzo de 2012, la vida le volvió a dar una voltereta al destino del diputado Cardoza. A las 7:15 de la mañana murió su madre, doña Bersabé López Santos en el Hospital de Diagnóstico de San Salvador, pero a su vez se convirtió en el heredero total de 74 mil 792 punto cuarenta y tres metros de tierra que tenía su progenitora, algo que marcaría un pico en sus declaraciones patrimoniales a la sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ)
El cuarto de los cuatro terrenos registrados a nombre de Cardoza en el departamento de Chalatenango es, paradójicamente, pequeño. Apenas 400 metros. Sin embargo, es por el que ha pagado casi la mitad de lo que le costaron todos los demás. Con un valor de $19 mil, la porción de tierra ubicada en el cantón El Ocotal, en el municipio de Dulce Nombre de María le fue transferido de forma oficial el día 9 de abril de 2010.

El palacio del diputado Cardoza

Foto: Instalaciones de Palacio Latino - Internet

Foto: Instalaciones de Palacio Latino – Internet

El tres de septiembre del año 2004, mucho tiempo antes de ser diputado, Cardoza extendió una carta al Registro de Comercio del CNR solicitando por vez primera la matrícula de una empresa y establecimiento de su propiedad. “Parque Acuático Palacio Latino”, fue el nombre que eligió para el negocio en el que invirtió nada menos que $413, 175 con los que hizo desde comprar el terreno hasta dar $4,675 en pagos adelantados a los empleados del lugar.

Los detalles del balance inicial con que solicitó la matrícula revelan que el terreno que compró para instalar el parque acuático tuvo un costo de $60 mil y las instalaciones e infraestructura le costaron otros $348 mil. Este negocio recibió sus permisos el 23 de octubre de 2004 y fueron publicados en el Diario Oficial ese día.

De acuerdo con la información del CNR, el patrimonio individual que Cardoza aportó directamente fue de $96 mil 989 y lo demás lo adquirió en concepto de deuda de carácter personal en bancos y “otros”.

Ese mismo año el negocio empezaría a dar sus frutos. El balance general presentado por Cardoza en el CNR para renovar su matrícula para finales de 2004 revela que tuvo utilidades por más de $10 mil, y durante el ejercicio del año 2005 las ganancias fueron de $33,085.88.

En los años siguientes los registros no presentan datos y las copias de los balances generales no están disponibles. Sin embargo, la actualización de la matrícula solo fue solicitada hasta el 2009 por lo que actualmente se encuentra insolvente de pagos para continuar con su negocio.

Tierra barata de manos conocidas

El diputado del PCN Reynaldo Cardoza y su suplente Wilver Rivera.

El diputado del PCN Reynaldo Cardoza y su suplente Wilver Rivera.

En La Libertad también tiene dinero invertido. En el barrio Walter Thilo Deininger, Antiguo Cuscatlán, Ana Cecilia Fernández de Lorenzana vendió a Wilber Alexander Rivera Sifontes –hijo de Wilver Rivera Monge, exdiputado suplente de Cardoza que está en prisión acusado de lavado de dinero– una propiedad de 1,762 metros cuadrados por $100,000; el pecenista se la compró por $28,000 el 13 de septiembre de 2011.

El 14 de noviembre de 2012 Candelaria de Jesús, Blanca Cecilia y Felipe López le vendieron a Cardoza un terreno por $29,500 en el polígono 205, de la hacienda Cuyagualo.

Pero esa no ha sido la única vez que los apellidos Rivera y Cardoza se cruzaron. El 17 de diciembre de 2008 el exdiputado vendió a Cecilia María Lara y Hugo Aguirre un terreno de 1,864.28 metros cuadrados por $26,000 ubicado en San Vicente y éstos, en marzo de 2010, se lo revendieron al diputado a $20,000.

Son estos hallazgos los que motivaron al pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), el 6 de octubre, a iniciar un juicio por enriquecimiento ilícito a Cardoza debido a la disparidad que detectó la Sección de Probidad entre lo que ganaba como diputado y lo que presentaba en sus declaraciones patrimoniales.

En el informe que Carlos Pineda, jefe de la Sección, presentó a los magistrados señala que Alma Yaneth Gutiérrez de López, esposa de Cardoza, hizo 11 depósitos a plazos en en un banco de los cuales nueve ascendían a $220,000 y los dos restantes a $85,000 sin que haya constancia de dónde obtuvo el dinero. Advierte, además, que el pecenista compraba propiedades a precios bajos pero después las valuaba a precios superiores como por ejemplo en Antiguo Cuscatlán que pagó $28,000 por un terreno y tres años después la declaró por $125,000; y otra que le costó $25,000 y tiempo más tarde la valoraba en $175,000.

Pero las irregularidades no pararon ahí.

En su declaración patrimonial dijo a la Sección que tenía $77,000 en cuentas por cobrar de la deuda política que el PCN debía pagarle. Pero Donald Ricardo Calderón Lam, secretario de Asuntos Económicos del partido, respondió a la Corte que le había cancelado $256,207.75.

“Las condiciones personales no son coherentes con sus ingresos declarados, al menos no con los que tienen algún sustento, pues se trata de un funcionario cuya fuente de ingresos declarada está constituida por salarios”, dice el informe.

Eso se puede concluir, según el informe que leyeron los magistrados para dar luz verde al juicio por enriquecimiento ilícito, luego de ver que pagó préstamos por 225,000 y 30,271 dólares antes de sus fechas de vencimiento sin recurrir a más créditos ni sacar dinero de una cuenta bancaria; o cuando se pone el dedo en los 50 viajes personales que ha realizado desde 2009: 27 vía aérea y 8 vía terrestre.

Su defensa

Luego de conocerse que la Corte ordenó juicio para el diputado Cardoza por sospechas de lavado de dinero, este respondió en una entrevista a Diario1.com el mismo día que “nunca ha agarrado lo que no es suyo. “Me han puesto más rayas que un tigre. Me causa sorpresa que solo sea a mí y no a otros”, dijo en esa ocasión a modo de defensa.

Días después, durante la reunión de la comisión Política, de la cual él forma parte, la prensa lo estuvo esperando a la salida, pero no pronunció declaraciones sino que envió a su encargado de comunicaciones para entregar un comunicado en el que decía sentirse sorprendido por la decisión de la Sala y dañado en su integridad personal, familiar, profesional.

“Este anuncio de la Corte Plena ha ocasionado un daño a mi persona (…) y sobre todo mi imagen y honor deteriorados frente a la ciudadanía en general, porque he sido víctima de condena pública sin que me hayan brindado plenamente la garantía constitucional del derecho a la audiencia y la defensa que me asiste”, rezaba el comunicado.

La prensa lo esperó en la celebración de la Sesión Plenaria del pasado jueves, a la cual Cardoza no asistió, por lo que se generó un rumor de que había decidido ausentarse de su trabajo como diputado.

Sin embargo, este lunes 12 de octubre por la mañana, Cardoza convocó a conferencia de prensa en un pasillo de la Asamblea, aclaró que siempre ha estado incorporado y que así seguirá. Además aseguró que “este proceso va a tardar algunos días en desvanecerse, en diluirse”, y que todo se trata de un mal entendido.

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...