Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Zona1

¿Dónde estoy? | GRANDES SERIES

Las conversaciones “secretas” del padre “Toño” (Parte I)

Reveladoras conversaciones telefónicas grabó la Fiscalía General de la República (FGR) entre el padre Antonio Rodríguez y algunos cabecillas de pandillas. Diario1.com publica sus contenidos, luego de gestionar sin éxito que el sacerdote español se refiriera a esas conversaciones para negar o aceptar.

Padre Antonio Rodríguez.Foto radio 102nueve.
Padre Antonio Rodríguez.Foto radio 102nueve.
Redacción

El padre Antonio Rodríguez López-Tercero, conocido como padre “Toño”, creía que su teléfono celular no estaba intervenido. Así lo hacía saber cuando hablaba con jefes de las pandillas y sus colaboradores.

En todo caso, el español que vino aquí para rescatar a jóvenes de las dinámicas de las pandillas, les advertía siempre que hablaran en clave.

Pero no era así. El centro de intervenciones telefónicas de la Fiscalía General de la República (FGR) le había intervenido, desde diciembre del 2013, su teléfono móvil.

Por eso es que el padre Antonio –quien diariamente se relacionaba con pandilleros por el trabajo que cumple en el país− caminaba casi con una bomba de tiempo en sus manos.

Durante el tiempo en que la Fiscalía interviene su teléfono, ocurren algunos hechos en la zona oriental del país.

Para empezar, se comete una serie de homicidios atribuidos a los “sureños”, una enorme fracción del barrio 18. Ese grupo lo dirige José Timoteo Mendoza Flores, a quien llaman “El Chory”.

Precisamente con él habla el religioso sin percatarse que en un centro tecnológico, creado con dineros de los Estados Unidos, graban sus llamadas.

Los fiscales están seguros que al padre le llaman “Tom” en la jerga de las pandillas.

Presentamos la primera parte de las conversaciones entre el sacerdote y los cabecillas pandilleros que muestran, a juicio de los fiscales, conductas fuera de la ley. Las conversaciones no se registran aquí textualmente; están reconstruidas sobre la base de las acusaciones de la FGR.

Periodistas de Diario1.com intentaron, por diversos medios, hablar con el padre “Toño” pero fue imposible. Quisimos preguntarle sobre estos temas.

Fecha: 21 de diciembre del 2013

El padre Antonio llama a José Timoteo Mendoza Flores (alias “El Chory”), líder de los “sureños” de la pandilla 18.

El Chory: padre, quería hablar con usted por la situación en que me están involucrando.

Antonio: le responde que la Fiscalía tenía unas escuchas telefónicas del líder pandillero en las que ordena unos homicidios en La Unión.

El Chory: pregunta si hay problema para hablar por esos teléfonos. El padre le responde que no.

El Chory: explica que ellos todo el tiempo que habían podido detener las “cosas” lo habían hecho y que La Unión era una de las cosas donde más control tenían y que cuando decían que no iba a haber nada, era que nada pasaría y que eso lo hacían por el beneficio del “proyecto”. Y que cuando algo pasaba, él se lo hacía saber al “Payaso” ( Marcelo) y al “Viejo Lin”, las dos personas con quienes más platicaba. Sobre todo con el “Viejo Lin” porque era quien más comprendía el “proyecto”.

El Chory: le dice al padre “Toño” que el “Chamaco” que tiene la Fiscalía era un joven que permaneció en las bartolinas durante todo el tiempo que estuvo en Cojutepeque. “Chory” dice que cuando salió de ahí al “Chamaco” se le castigó “porque hay reglas”. Pero que luego recayó en las situaciones.

Antonio: le pregunta si el “Chamaco” es quien le da información a la Fiscalía.

El Chory: sí, él es.

Antonio: dice que es importante que él hable con el ministro (se presume que es Ricardo Perdomo).

El Chory: le pide al padre que si habla con él, le dijera que en Usulután y La Unión las cosas se habían calmado porque él las tenía así. Que si lo trasladaban de prisión, las cosas se complicarían en los dos departamentos.

Antonio: reconoce que (el  ministro) tiene presiones de la Fiscalía y que diría que “El Chory” no ordenó los homicidios pero que necesitaba que le justificara lo del “criteriado” y que el lunes 23 de diciembre del 2013 él le mandaría un mensaje al ministro para que detuviera cualquier información que tuviera. Le reconoció que un amigo de la Fiscalía le pasó información sobre el “Chory”.

“El Chory”: Le menciona al padre otra situación con “Alex” y que los “cargadores” estaban en un bote de gelatina, que “eran dos resistencias para un cautín”. El padre dice que él los llevará y que los cargadores los metería “mañana”. Antonio le dice también que luego hablarían del “pedo”.

13 de enero del 2014-08-13

“El Chory” llama al padre Antonio

“El Chory”: le pregunta si habló con Mojica (“El Viejo Lin”).

Antonio: responde que no ha sabido nada.

“El Chory”: dice que está temeroso que lo pasen a Zacatecoluca.

“El Chory”: le pregunta al padre Toño si supo algo de aquello relacionado con la oficina fiscal de La Unión.

Antonio: responde que el asunto se había apaciguado y que le mandaría un un informe esa semana. Le menciona que hablaría con el “grande” (ministro de Seguridad) el fin de semana próximo.

23 de abril del 2014-08-13

“El Chory” llama al padre Antonio

“El Chory”: Le pregunta al padre Antonio si lo buscó William para explicarle la situación. Le respondió que sí pero que un “soplón” sacó información de la reunión.

“El Chory”: dice que también sabía de la situación.

Antonio: pregunta si sabía quién sacó la información.

“El Chory”: asegura que de Izalco pudo salir la información porque de ahí habían hablado “para allá”. También le dice que ellos con Mojica era con quien más veían la situación. Le pregunta al padre si iban a poder llevar los “bebés” (celulares).
Antonio: dice que de momento no pero iba a pensar cómo lo harían.

Llamada telefónica del 23 de diciembre del 2013.

Conversación entre padre Antonio y Marcelo Tiny, reo del penal de Cojutepeque.

Marcelo: dice que tienen todo listo, que los aparatos estaban limpios.

Antonio: dice que hablaría con el inspector general para que le informe al director del penal de Cojutepeque para ver si le permiten la entrada de la guitarra.

Marcelo: le pide al padre un favor con el “voladito” que le dejó la hija. El padre le dijo que haría el esfuerzo esa noche, que no lo ha encontrado todavía.

Llamada telefónica del 3 de enero del 2014.

Marcelo Tiny llama de nuevo al padre Antonio.

Marcelo: le pregunta al padre si le hablaron las requisas en el penal de Izalco. Dice que le revisaron hasta las colchas. Y que, como no lograron comunicarse, le hablaron a Mijango. Aseguró que Mijango les respondió que no se preocuparan porque todo estaba coordinado pero que eso fue mentira.

Antonio: Responde que él no contestó porque estaba de vacaciones. Le cuestiona por qué llama a Mijango , ya que “es un pendejo que está molesto porque le han quitado poder” y que él es quien hace las cosas mejor.

Marcelo: Dice que para evitar problemas deberían reunirse en Izalco. El padre le responde que lo mejor era buscar otro sitio porque “en Izalco no se puede esconder como se hizo en Cojutepeque”. Le dice que hablará con el director de centros penales para que la situación no se repita.

Antonio: Le pide que le mande los BBS a las 9:00 porque él dará misa a las 8:00 para “chinearlos” y darles la bendición. Le dice que su celular es seguro pero que, en todo caso, hable en clave.

Después se comunican ambos. El padre Antonio Rodríguez le dice que sobre el tema de Cojutepeque ya lo había desvirtuado en el sentido de que ellos no tenían que ver nada con el triple homicidio y que eso era un asunto de familias. Marcelo le dice que necesita unas “gorritas” y el padre le dice que el domingo se las movería.

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...