Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Voces

¿Dónde estoy? | DESDE EL EDITORIAL
Editorial

LA APUESTA DEL GOBIERNO FUNES POR UNA NEGOCIACION POCO TRANSPARENTE CON LOS LIDERES MAREROS NO DIO RESULTADO PERDURABLE Y HOY ILUSTRA EL EVIDENTE FRACASO DE ESE PRIMER GOBIERNO DEL FMLN EN EL TEMA DE SEGURIDAD.

Tratar de manejar uno de los temas que más aquejan a los salvadoreños, la seguridad ciudadana, con una negociación poco transparente con criminales convictos cuyo quehacer es el asesinato, la extorsión, el secuestro, el robo y el tráfico de drogas, a cualquier persona “con dos dedos de frente” le parecería una de las insensateces más grandes del mundo.

Sin duda que buscar un arreglo “rápido y expedito” para bajar los asesinatos ofreciendo dádivas y privilegios a delincuentes convictos con CERO MORAL es lo que llamamos en buen salvadoreño “parchar las cosas”.

Cuando parchamos las cosas, en vez de arreglar el problema de fondo sucede lo que ahora está sucediendo en nuestro país, donde evidentemente los “criminales convictos” están mandando a matar a más personas que nunca pretendiendo sin duda así  “negociar” desde una posición de mayor fortaleza con el nuevo gobierno entrante, el segundo gobierno del FMLN.

Este intento de “chantaje” a prueba de asesinatos de almas inocentes es totalmente amoral e imperdonable.

El Presidente Funes no entiende (o no quiere darse por entendido) que la ruta de negociar con delincuentes le está pasando la factura a una salida evidentemente fracasada de su gestión en resolver el tema de seguridad  y pone en jaque al gobierno entrante del Presidente Electo Salvador Sánchez Cerén.

El tema de la seguridad ciudadana y la reducción del crimen y los asesinatos en el país no está para “parches” sino que requiere de soluciones de fondo. Soluciones que tomen en cuenta las condiciones sociales que se viven en muchas zonas del país que por el control de los grupos delictivos y las faltas de oportunidades terminan dejándole a muchos jóvenes salvadoreños enfrentar dos opciones no muy buenas a tomar:

  1. Incorporarse a la pandilla que controla la zona donde vive para proteger su propia seguridad y la de su familia.
  2. Buscar la ruta de salida del país para buscar oportunidades en el extranjero asumiendo los grandes peligros y retos que eso presenta.

Situación poco prometedora para muchos, que no se va a cambiar si el segundo Gobierno del FMLN no está dispuesto a trabajar para resolver la situación de FALTA DE OPORTUNIDADES de superación, educación y empleo ante las cuales se encuentran tantos jóvenes salvadoreños que terminan incorporándose a organizaciones criminales donde NO EXISTE ni el respeto a la vida ni la moral que se requiere para la convivencia pacífica en una sociedad civilizada.

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...