Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. Merino habría presionado a Bukele para romper con Maduro por rencillas de narcotráfico | Diario1
Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

POLÍTICA

¿Dónde estoy? | ACTUALIDAD
SEGUNDA ENTREGA

Merino habría presionado a Bukele para romper con Maduro por rencillas de narcotráfico

El analista de seguridad de los Estados Unidos, Douglas Farah, indicó que el rompimiento de Nayib Bukele con Nicolás Maduro se produjo por problemas entre José Luis Merino y el gobierno venezolano. El detonante es un conflicto relacionado por narcotráfico y falta de dinero. En distintas entrevistas, Farah ha detallado las actividades de José Luis Merino en el narcotráfico y lavado de dinero, y el supuesto robo de fondos de PDVSA, perpetrado a Alba Petróleos en El Salvador.

Redacción
Fotoarte D1.
Fotoarte D1.

Douglas Farah, prestigioso periodista y analista de seguridad de los Estados Unidos, manifestó en una entrevista televisiva que la ruptura del presidente Nayib Bukele con el gobierno de Venezuela se debió a las rencillas que José Luis Merino tenía con el régimen de Nicolás Maduro.

En noviembre del 2019, pocos meses después de asumir la presidencia de la República, Bukele rompió relaciones diplomáticas con el gobierno de Venezuela. Lo hizo a través de su cuenta de Twitter.

Farah señaló que la ruptura se debió a presiones de José Luis Merino para romper con su antiguo aliado. El detonante habría sido el dinero que el dirigente del FMLN se habría robado de Alba Petróleos.

“Como hay flexibilidad ideológica, Ramiro (José Luis Merino) simplemente cambio de bando. Ahora uno ve poco chistoso que gente cercana a Guaidó esté asesorando directamente a Bukele en Casa Presidencial”, dijo Farah.

Luego agregó: “Hay una red de gente cercana a Guaidó que está cerca de Bukele y está haciendo un mal servicio al pueblo salvadoreño”.

El analista apuntó que los que antes eran enemigos de José Luis Merino, es decir, la gente cercana a Guaidó, ahora están trabajando a su lado en El Salvador.

“Es una de esas cosas del mundo de locos que vivimos ahora, donde no hay ideologías, sino simplemente dinero y todo camina”.

José Luis Merino es uno de los líderes históricos del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), partido fundado después de los Acuerdos de Paz de 1992. En los años ochenta, José Luis Merino fue comandante guerrillero por parte de las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), brazo armado del Partido Comunista Salvadoreño (PCS). Se le conoció como Ramiro.

Merino aparece en la lista negra de corrupción de los Estados Unidos. Actualmente es uno de los hombres con más poder e influencia dentro del gobierno de Nayib Bukele.

También es señalado por Washington por haber desviado $400 millones de dinero de Alba Petróleos hacia cuentas offshore en Panamá.

En octubre de 2016, la prestigiosa publicación Foreing Policy lanzó un artículo denominado “Para lograr la paz verdadera en Colombia, vayan tras el dinero de las FARC”, en el que se  calificó a Merino como “el hombre de las FARC en El Salvador” y se le señala como un prestanombres que encubría dinero para la exguerrilla colombiana en diversas cuentas.

El 19 de junio de 2017, un grupo congresistas federales estadounidense escribió al Secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, solicitando una investigación contra las “actividades bancarias de Merino “que apuntan hacia asociaciones de larga data con organizaciones transnacionales que son objeto de investigaciones penales estadounidenses por tráfico de cocaína y blanqueo de capitales.

De izquierda a derecha: José Luis Merino, Nicolás Maduro y Rodrigo Londoño Echeverri (comandante de las FARC). Fotoarte D1

De izquierda a derecha: José Luis Merino, Nicolás Maduro y Rodrigo Londoño Echeverri (comandante de las FARC). Fotoarte D1

La carta dice, además, que Merino “adquirió cientos de millones de dólares en riquezas inexplicables mientras ayudaba a las guerrillas de las FARC con elementos corruptos del gobierno venezolano y otros grupos delictivos a mover los fondos a un puerto seguro”.

Diversas personalidades y entidades en Estados Unidos han denunciado los nexos de Merino con el crimen organizado internacional. A finales de junio de este año, la presidenta del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Ileana Ros-Lehtinen, dijo que es urgente que José Luis Merino sea nombrado capo del narcotráfico.

En agosto de 2018, congresistas estadounidenses pidieron al presidente Donald Trump sancionar a José Luis Merino y Enrique Rais con la Ley Magnitsky por su presunta vinculación con corrupción y crimen organizado.

Incluso, los congresistas le enviaron a Trump un documento en el que había una descripción sobre las actividades de José Luis Merino. El informe decía lo siguiente: “José Luis Merino es un alto miembro del partido Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y actual viceministro de Relaciones Exteriores para el gobierno de El Salvador. Él y Enrique Rais son copropietarios de la empresa de gestión de residuos, MIDES S.A. de C.V, actualmente atrapada en una disputa multimillonaria”, dice el documento que los congresistas estadounidenses le enviaron a Donald Trump.

Los hombres de Guaidó cercanos a Bukele

Hay cinco venezolanos que trabajan como asesores para el presidente Nayib Bukele. Todos son cercanos al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó. Algunos de ellos han sido vinculados a actos de corrupción.

El pasado 8 de junio, El Diario de Hoy reveló que el presidente Bukele había contratado a un grupo de asesores venezolanos expertos en crisis entre los que se encuentran Miguel Arvelo, Sara Hanna, Miguel Sabal y Lester Toledo.

“Los asesores venezolanos que trabajan para Bukele son parte del clan López- Guaidó y según lo han denunciado sindicalistas, toman decisiones en el gobierno en el área de salud, incluso dando indicaciones de a quiénes sí realizarles una prueba de COVID y a quiénes no y cuáles son los datos que se deben revelar y cuáles no”, dice una nota de EDH.

Uno de los asesores más visibles de Bukele es Lester Javier Toledo Sorto, coordinador internacional de la Coalición Ayuda y Libertad Venezuela y exdiputado partido Voluntad Popular (VP), del líder golpista Leopoldo López.

Lester Toledo junto a Nayib Bukele. Foto LPG

Lester Toledo junto a Nayib Bukele. Foto LPG

El pago que el Gobierno haría a los asesores venezolanos ronda los $40 mil mensuales. Algunas fuentes han señalado que la asesora venezolana es compañera sentimental de Karim Bukele, hermano del presidente.

Para algunos analistas es irónico que los asesores venezolanos son opositores al gobierno de Nicolás Maduro, a quien consideran dictador, pero en El Salvador legitiman actitudes autoritarias de Nayib Bukele.

Además, los asesores venezolanos son cercanos a Juan Guaidó, un joven político de 36 años que hasta hace poco más de un año era un diputado casi desconocido hasta que se autoproclamó “presidente encargado” de Venezuela y, además, recibió la “bendición” de la Casa Blanca y numerosos gobiernos de América Latina.

Imagen de twitter de Leopoldo López

Imagen de twitter de Leopoldo López

¿Quién es Nicolás Maduro?

Nicolás Maduro es el actual presidente de Venezuela, aunque una buena parte de los venezolanos no lo reconoce y varios países en el mundo tampoco. Nació en 1962 y durante muchos años fue sindicalista y mano derecha del expresidente Hugo Chávez.

Muy joven militó en el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 y fue un destacado activista por la libertad de Hugo Chávez, cuando este se encontraba en prisión por su participación en la insurrección militar del año 1992.

Maduro fue diputado desde el año 2000 y luego fue presidente de la Asamblea Nacional venezolana entre 2005 y 2006.  Del 2007 al 2013 fungió como ministro de Relaciones Exteriores.

El 8 de diciembre del 2012, Hugo Chávez viajó a Cuba a una intervención quirúrgica y durante una intervención radio-televisiva pidió que en caso de falta absoluta se eligiera a Maduro como su sucesor al frente de la presidencia de Venezuela.

Tras la muerte de Hugo Chávez, el 5 de marzo de 2013, Maduró ascendió a la presidencia. Un mes después fue electo presidente de Venezuela. Desde entonces se ha mantenido en el poder, para muchos, valiéndose del fraude electoral.

En noviembre del 2015, las autoridades estadounidenses capturaron a un ahijado del presidente Maduro y a un sobrino de la esposa del mandatario, Cilia Flores, cuando estos pretendían transportar 800 kilos de cocaína a suelo norteamericano, dijeron fuentes cercanas a la situación.

El Nuevo Herald informó que Efraín Antonio Campos Flores (ahijado de Maduro) y Francisco Flores de Freites (sobrino de Cilia) fueron detenidos en Haití con el cargamento de droga. Por eso los acusaron por narcotráfico en el Distrito Sur de la Corte Federal de Nueva York.

Los arrestos fueron realizados luego que los jóvenes entraran en negociación por la venta de droga con quienes terminaron siendo agentes encubiertos de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), de acuerdo con la publicación del referido periódico.

“Se pusieron a vender 800 kilos y si les daban la plata, ellos mandaban la droga”, dijo una de las fuentes.

Foto archivo. Nuevo Herald

Foto archivo. Nuevo Herald

El pasado 26 de marzo, el gobierno de Estados Unidos ofreció 15 millones de dólares por cualquier información que lleve al arresto del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y 10 millones de dólares por Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y uno de los hombres fuertes del chavismo

“Anunciamos cargos criminales contra Nicolás Maduro por llevar adelante, junto a sus principales lugartenientes, una sociedad narcoterroristas con las FARC por los últimos 20 año”, dijo Geoffrey Berman, fiscal federal del distrito sur de Nueva York.

Berman agregó que “el alcance y la magnitud de la droga traficada solo fue posible porque Maduro y las instituciones corruptas de Venezuela proveyeron protección política y militar para los crímenes de narcoterrorismo”.

El cuadro mostrado por el Departamento de Justicia en la conferencia de prensa muestra una recompensa de $ 15 millones por informaciones que lleven al arresto de Nicolás Maduro, así como otros $10 millones por otros cuatro funcionarios del régimen.

Estados Unidos ofrece $10 millones por otras tres importantes figuras venezolanas: el vicepresidente económico, Tareck El Aissami; el exgeneral venezolano Hugo Carvajal, y el exjefe militar Cliver Alcalá Cordones.

El senador republicano Marco Rubio había adelantado que el Departamento de Justicia planea presentar cargos “por narcoterrismo” contra el dictador.

El Gobierno de EEUU también anunció cargos contra el exnegociador de paz de la antigua guerrilla de las FARC Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, y SeuxisPaucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, por colaborar con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, para traficar con cocaína.

En una rueda de prensa, el fiscal general de EEUU, William Barr, aseguró que los exjefes guerrilleros que han retomado las armas “obtuvieron el apoyo del régimen de Maduro” para operar en la frontera entre Colombia y Venezuela con el objetivo de enviar al territorio estadounidense toneladas de cocaína.

maduro sanchez 11

PRIMERA ENTREGA: Analista de seguridad de EEUU señala a José Luis Merino como poder oscuro detrás de Bukele

Noticiero 1

TELE1 CANAL 30 EN VIVO

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...