Exempleado de CAPRES se niega a confesar corrupción en caso Saca - Diario1
Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

NACIONALES

¿Dónde estoy? | NOTICIAS

Exempleado de CAPRES se niega a confesar corrupción en caso Saca

Este miércoles continuó el juicio para el expresidente Elías Antonio Saca y seis de sus exfuncionarios. Dos exempleados de Casa Presidencial aceptaron someterse a un proceso abreviado. Uno de ellos se negó.

Redacción
FOTO: D1/MIGUEL LEMUS
FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

Cuando uno de los jueces preguntó si los tres exempleados de Casa Presidencial negociarían con la Fiscalía General de la República un proceso abreviado,  la respuesta de Pablo Gómez a sus abogados fue contundente. Con el dedo índice les indicó que no, que no estaba dispuesto a confesar en el juicio que había cometido actos de corrupción durante la presidente de Elías Antonio Saca.

Tras un corto silencio, una de las abogadas defensoras tomó el micrófono y expresó una respuesta ambigua. Le indicó al juez que de momento solo Francisco Rodríguez Arteaga estaba dispuesto a negociar con la Fiscalía un proceso abreviado.

Este miércoles continuó el juicio para el expresidente Elías Antonio Saca y seis de sus exfuncionarios. La jornada fue menos agotadora. La audiencia comenzó casi a las nueve de la mañana y estuvo plagada de prolongados recesos.

El motivo fue que los abogados defensores de los exempleados de Casa Presidencial (Francisco Rodríguez Arteaga, Pablo Gómez y Jorge Herrera) solicitaron tiempo para negociar con los fiscales un proceso abreviado, es decir, reconocer que cometieron actos delictivos a cambio de recibir menos años de cárcel.

Tania Pastor, una de las abogadas defensoras, manifestó el pasado martes que desde mediados de julio le habían solicitado a la Fiscalía negociar un proceso abreviado a favor de Rodríguez Arteaga, quien durante la administración de Antonio Saca se desempeñó como jefe de la Unidad Financiera Institucional de Casa Presidencial.  No obstante, indicó que a la fecha no habían recibido una respuesta.

Por la noche, la Fiscalía emitió un comunicado en el que detallaron que no habían aceptado la propuesta de los abogados de los exempleados de Casa Presidencial porque pedían que se les diera las condenas mínimas.

Este miércoles, los defensores le pidieron al juez un receso de tres horas para negociar con los fiscales aceptar un proceso abreviado para Rodríguez Arteaga, quien, hasta ese momento, era el único de los tres que había aceptado reconocer sus ilícitos a cambio de una condena menor.

Los tres exempleados de Casa Presidencial están acusados por los delitos de peculado y lavado de dinero. Los fiscales han explicado que estas tres personas fueron parte de un esquema para lavar más de 300 millones de dólares que, en su mayor parte, fueron a parar a cuentas bancarias del expresidente Antonio Saca.

FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

La maquinaria de corrupción 

Los fiscales acusan a Saca de ser pieza fundamental en una gigantesca maquinaria de corrupción. La operación, según los acusadores, ocurrió así: cuando Saca llegó a la presidencia aprobó el reglamento interno de “funcionamiento para el manejo, control y fiscalización de los fondos públicos, gastos reservados y secretos de la Presidencia de la República destinados a las actividades de inteligencia, clasificación, manejo y protección de la información y deber de guardar secreto de los colaboradores designados para el manejo de los gastos reservados y secretos”.

Hasta el pasado mes de julio, el expresidente y sus abogados habían esgrimido que ese fue un decreto ejecutivo que respaldaba una partida de dinero para los gastos reservados, por ejemplo, para el funcionamiento del Organismo de Inteligencia (OIE).

Pero de acuerdo con la acusación fiscal,  desde que el reglamento entró en vigencia, los contadores crearon 16 cuentas bancarias.

Saca firmó 60 cheques de la Cuenta Institucional Subsidiaria del Tesoro Público a nombre de Élmer Charláix Urquilla, entonces secretario privado de la Presidencia. Éste lo depositó en dos cuentas a su nombre: una en el Banco Agrícola y en el Banco Davivienda. Ese fue el primer desvío de fondos. Ascendía a más de 16 millones de dólares.

En el año 2006, Saca le ordenó a Francisco Rodríguez Arteaga, jefe de la Unidad Financiera Institucional (UFI) de la Presidencia, y a Pablo Gómez, técnico de la UFI, abrir 14 cuentas: el primero abrió diez y el segundo dos en los bancos Citibank e Hipotecario. Según la Fiscalía, entre los dos movieron 251 millones 297 mil 412 dólares.

Saca firmaba los cheques para Arteaga y Gómez. Ellos los depositaban en sus cuentas para posteriormente transferirlos a las cuentas de Saca, su esposa, sus empresas y a las de sus socios o amigos. Las empresas del exmandatario son: Promotora de Comunicaciones, Grupo Samix, Radiodifusión de El Salvador, Radiodifusión de Usulután y Stereo 94.1 FM.

El pasado mes de julio, un mes después que el expresidente Saca y seis de sus exfuncionarios fueran enviados a juicio, estos decidieron negociar con la Fiscalía un proceso abreviado a cambio de recibir menos años de cárcel.

FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

FOTO: D1/MIGUEL LEMUS

Noticiero 1

Entrevista Al Punto

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...