Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

NACIONALES

¿Dónde estoy? | NOTICIAS

Envían a Zacatraz a Chepe Diablo

Chepe Diablo estuvo dos meses en resguardo en bartolinas policiales. El miércoles pasado fue trasladado hacia Zacatecoluca.

Redacción
Chepe Diablo en Zacatraz

José Adán Salazar, Chepe Diablo, fue trasladado el pasado miércoles al penal de Máxima Seguridad de Zacatecoluca, conocido como Zacatraz, confirmó su abogado defensor Miguel Ángel Flores Durel. Chepe Diablo es procesado por el delito de lavado de dinero y acusado de blanquear más de 215 millones de dólares.

Chepe Diablo fue arrestado el 4 de abril. Desde esa fecha estuvo en resguardo en las bartolinas de la División Antinarcóticos (DAN) de la Policía Nacional Civil (PNC). Sin embargo, por órdenes del ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramírez Landaverde, fue trasladado a Zcatraz, dijo Flores Durell mediante un escrito presentado ante Juzgado Cuarto de Instrucción, en donde solicita la nulidad del traslado, ya que el defensor señaló que en Zacatecoluca no existen las condiciones optimas para garantizar las condiciones de salud del imputado, que padece de diversas enfermedades crónicas.

Miguel Ángel Flores Durell añadió que no existen argumentos suficientes que justifiquen el traslado a penal de Máxima Seguridad; además tildó la acción como una violación a los derechos “no solo del detenido, sino también de sus familiares” porque se violentarán las visitas.

Otras fuentes confirmaron que las mujeres detenidas en la “Operación Lavado” fueron trasladadas al penal de mujeres de Ilopango. Luego de estar dos meses en las bartolinas de la División de Tránsito de la PNC.

José Adán Salazar Umaña fue capturado junto a su exesposa Sara Paz Martínez Bojórquez y su hija Susana Noemy Salazar de Cruz, además de Romelia Guerra Argueta, mientras que su hijo José Adán Salazar Martínez se encuentra prófugo.

La Fiscalía ordenó el allanamiento de 70 residencias y locales comerciales vinculados a Chepe Diablo, acusado de ser el cabecilla de una estructura de lavado de dinero.

La acusación surge posterior a una investigación que arrojó una serie de anomalías detectadas en declaraciones de ingresos emitidas por José Adán Salazar Umaña, la diligencia la realizó la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía General de la República.

Las investigaciones señalan que entre 2003 a 2015 Chepe Diablo movilizó más de $84 millones en distintas operaciones bancarias, abriendo 71 cuentas para dicho objetivo. Todas estas cuentas, según determinó la Fiscalía, fueron vaciadas al poco tiempo de ser abiertas.

De las 71 cuentas abiertas, 56 fueron canceladas y los saldos registrados en las mismas reflejan números negativos, debido al sobregiro que se hacía de ellas, según la Fiscalía.

Durante 12 años, Chepe Diablo movilizó un total de $84,409,046.49 en dichas cuentas, retirando a su vez $84,604,480.61, lo que significa una diferencia de casi $200 mil de retiros sobre los ingresos a las cuentas.

En 1991, Salazar Umaña, con dinero de origen desconocido, fundó la cadena Hoteles de El Salvador S.A. de C.V. (Hotesa), que desde ese año a la fecha logró extenderla a siete hoteles en los departamentos de Santa Ana, Sonsonate, San Salvador, La Libertad, La Paz y Usulután.

En 1997, las sociedades y ganancias de Salazar se dispararon. Junto a Juan Samayoa, Chepe Diablo montó Gumarsal, una empresa de granos. Al poco tiempo endosó las acciones a su amigo y se dedicó a otros negocios. Esta empresa acumula un incremento patrimonial de $170,952,288.82, mismos que no pueden ser justificados, según la Fiscalía.

Contrario a la mayoría de los grupos centroamericanos del crimen organizado que se han ganado su reputación por medio del uso indiscriminado de la violencia, el Cártel de Texis es reconocido por acercarse al narcotráfico desde un enfoque más empresarial que se convirtió en una de las organizaciones narcotraficantes más prolíficas del país y es un elemento indispensable para los traficantes colombianos y mexicanos que transportan cocaína hacia Estados Unidos, de acuerdo con InSight Crime, una organización de periodismo e investigación especializada en delincuencia organizada en América Latina y el Caribe.

Esa organización añade que el arresto de Salazar Umaña aumenta las dudas sobre los vínculos entre Chepe Diablo y el actual vicepresidente Óscar Ortiz. Sin embargo, las supuestas conexiones con las élites de El Salvador no acaban ahí. Dos sospechosos adicionales, Juan Umaña Samayoa, el alcalde de la municipalidad noroccidental de Metapán, y Wilfredo Guerra, el presidente de la empresa de granos Gumarsal.

De acuerdo con informes de inteligencia de la Policía Nacional Civil (PNC), Salazar fundó el Cártel de Texis junto a Juan Umaña Samayoa (actual alcalde de Metapán), y Roberto Herrera, alias “El Burro”, quien cumple una condena en prisión por delitos de crimen organizado.

El arresto de Chepe Diablo solidifica las antiguas sospechas de que el grupo criminal tiene fuertes lazos con algunas de las élites económicas y políticas más prominentes de El Salvador. Este revés marca el primer golpe significativo que ha recibido el liderazgo y las operaciones del grupo. Sin embargo, faltaría ver cuál sería el impacto que el arresto de Salazar Umaña tendría en el futuro de las operaciones del grupo, dice InSight Crime.

Es que, según el informante, mientras algunos buscan vengarse por la captura de su máximo cabecilla, El Patrón, otros podrían estar planificando la manera cómo quedarse con la estructura delincuencial que tiene conexiones en Honduras y Guatemala.

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...