Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Mundo

¿Dónde estoy? | AMéRICA

Hombre finge su muerte para probar que su mujer quería matarlo

Lo más duro para él, admite, fue tener que dormir con el enemigo en casa, sabiendo que su esposa quería matarlo.

Redacción
Foto D1. Referencia.
Foto D1. Referencia.

Ramón Sosa, de 53 años de edad, montó toda una estrategia para llevar ante la justicia a su mujer que lo maltrataba en la casa y que además había planeado asesinarlo.

Sosa era entrenador de boxeo y dirigía un gimnasio. Durante cinco años estuvo casado con Lulú pero cuando su negocio comenzó a perder dinero y a llegar al borde de la quiebra, su esposa le pidió el divorcio.

Ella, además, lo maltrataba en la casa.

En esos días se enteró que Gustavo, un hombre al que él había entrenado en el gimnasio, había sido contratado para asesinarlo. Su mujer le había ofrecido 2 mil dólares a Gustavo para que lo hiciera.

Gustavo, quizá recordando los días del gimnasio, se lo contó todo a eso. Entonces planearon juntos atraparla: éste había grabado una de las conversaciones en las que ella le ordenaba matar a Sosa.

Sosa y Gustavo llevaron esa grabación a la policía. Con los investigadores montaron un plan para atraparla: organizaron una sesión de fotos en la que el hombre maltratado en su casa posa tirado en un hoyo con un disparo en la cabeza.

Gustavo llevó esas fotos a la mujer de Sosa, de origen mexicano, y se las mostró. Al tener frente a sí las imágenes ella sonrió locamente. Había logrado su propósito.

Lo que no sabía, sin embargo, es que detrás suyo un grupo de investigadores la observaban. En ese mismo momento fue arrestada.

Sosa contó esta trágica experiencia cuando lanzó su libro autobiográfico en el que cuenta cómo sufre un hombre el abuso doméstico. Lo más duro para él, admite, fue tener que dormir con el enemigo en casa, sabiendo que su esposa quería matarlo.

“Me di cuenta de que todavía tenía que vivir bajo el mismo techo con la persona que planeaba asesinarme. Me acosté con el enemigo, siempre con un ojo abierto. Todo mientras trataba de actuar lo más normal posible para que Lulú continuara con su plan. Era la única forma de poder atraparla en el acto”, explicó a The Dom.

Todo eso lo cuenta en el libro, I Walked On My Own Grave, que ha escrito y publicado para tratar de alentar a otros hombres a compartir sus historias como víctimas de abuso doméstico.

Lulú se declaró culpable de solicitud de asesinato en el Tribunal de Distrito de Conroe, Texas, y fue encarcelada con una sentencia de 20 años, en octubre de 2016.

Asesinato fingido

Noticiero 1

TELE1 CANAL 30 EN VIVO

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...