Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Mundo

¿Dónde estoy? | CENTROAMéRICA

Escalofriantes confesiones de “El Abuelo”, cabecilla del Barrio 18

Matanzas, atentados y extorsiones son algunos de los ilícitos que Erick Contreras, alias El Abuelo, reveló ante el Ministerio Público.

Redacción
Foto referencia.
Foto referencia.

Las declaraciones fueron escalofriantes. Narró cómo lanzaron una granada a un hospital policial, y cómo pusieron una bomba en el Sistema Penitenciario, y cómo ametrallaron a dos agentes carcelarios, y cómo mataron y descuartizaron a la esposa de un agente y la lanzaron los pedazos cerca del edificio de Radio Sonora, en la zona 15, Guatemala.

Erick Contreras, alias El Abuelo, es un pandillero retirado del Barrio 18, que ahora colabora con el Ministerio Público de Guatemala.

En sus declaraciones ha revelado muchos detalles de cómo operaba esa pandilla. La conoce muy bien. Era el jefe de La Rueda, una poderosa y sanguinaria clica del Barrio 18.

También narró cómo asesinaban a sus víctimas: las partían en 18 pedazos y los regaban en diferentes zonas para intimidar a sus enemigos y a la población en general.

El Abuelo dejó la pandilla hace poco. Asegura que se salió de ese mundo delincuencial porque las cosas fueron cambiando. Lo que era una guerra entre pandillas se convirtió en una guerra contra el pueblo guatemalteco. Las normas fijadas se salieron de control y todo se volvió anarquía.

La Rueda del Barrió 18 nació entre los años 2000 y 2002, tras una serie de motines dentro de las prisiones guatemaltecas. Algunos pandilleros pidieron que se les construyera una cárcel especial para ellos. Finalmente se instalaron en Escuintla y ahí se fortalecieron.

Las normas cambiaron

Una de las cosas por las que El Abuelo dejó la pandilla fue porque las normas iniciales se fueron infringiendo. Al inicio la norma era solo matar a los pandilleros contrarios, a los traidores, a los que cometían errores y no querían delinquir. Pero, poco a poco, las reglas se fueron deteriorando y ahora todos hacen lo que quieren.

Por ejemplo, antes no se tocaba a los familiares de los enemigos ni tampoco se asesinaba a niños ni ancianos, pero ahora eso quedó atrás. Ahora cada quien hace lo que quiere.

El Abuelo dijo que la principal forma de financiamiento son las extorsiones a negocios. El dinero lo invierten en armas, carros, casas y lo que sea necesario para instalar negocios legales y así producir más dinero.

“Quería pedirle perdón al pueblo de Guatemala, antes no pensaba como pienso ahora. También decirle a los fiscales, a los juzgadores que tengan cuidado, esta gente es peligrosa. Y a los pandilleros que si un día pueden cambiar sus vidas, que lo hagan pues nunca es tarde… Me consta todo esto porque yo pertenecí a La Rueda del Barrio”, expresó.

Noticiero 1

Entrevista Al Punto

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...