Otros temas: MundoArte y CulturaSe dice que...Suscríbete a Nuestro Newsletter

Mundo

¿Dónde estoy? | AMéRICA

Al igual que Mauricio Funes, Kuczynski de Perú recibió pagos de Odebrecht

El expresidente peruano se une a una larga lista de dignatarios latinoamericanos que han sido procesados penalmente o tienen señalamientos por estar vinculados con la trama de corrupción desplegada por la constructora brasileña.

Redacción
Foto: D1.
Foto: D1.

El expresidente de Perú, Pedro Pablo Kucyznski, fue arrestado el pasado miércoles sus presuntos vínculos con la red de corrupción creada por la empresa brasileña Odebrecht en el país.

La Fiscalía peruana acusó a Kucyznski de los delitos de corrupción de funcionarios y lavado de activos. Esto se da solo un año después en que el exbanquero y exministro de la administración de Alejandro Toledo, renunciara al cargo en medio de una aguda crisis política.

Desde el pasado miércoles, Kucyznski fue llevado a calabozos policiales de la capital peruana de Lima, donde aguardará la presentación formal de cargos por los delitos de corrupción de funcionarios y lavado de dinero.

En concreto, Kucyznski es investigado por la justicia de su país, desde que se descubrió que, cuando era ministro de Estado del gobierno de Toledo (2001-2006), una de sus empresas unipersonales de consultoría había hecho servicios profesionales a la empresa Odebrecht, de la cual habría recibido sustanciosos pagos.

Esto originó un “estira y encoge” entre el gobierno y el Congreso de mayoría opositora, el cual promovió varias mociones de vacancia contra Kucyznski, quien no pudo más que renunciar el 21 de marzo de 2018. El Congreso designó días más tarde a Martín Vizcarra, entonces primer vicepresidente, como presidente interino.

El exbanquero de 80 años se convierte así en el más reciente exmandatario que es puesto tras las rejas por la trama de sobornos pagada por la constructora Odebrecht, la cual habría financiado varias campañas presidenciales en América Latina, para asegurarse jugosos contratos de obra pública.

La Fiscalía peruana sostiene que Westfield Capital, consultora propiedad de Kucyznski, había facturado más de 782.000 dólares a la constructora brasileña entre 2004 y 2007.

De esta forma, Kucyznski pasa a tener algo en común con el expresidente salvadoreño Mauricio Funes, quien de acuerdo con investigaciones de las fiscalías de Brasil y El Salvador, habría recibido al menos $1.5 millones a través de una empresa del publicista brasileño Joao Santana, quien luego abrió una agencia publicitaria en El Salvador durante el gobierno de Funes.

Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú. Foto AFP. D1

Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú. Foto AFP. D1

El ascenso y la caída de Kucyznski

Pedro Pablo Kucyznski nació en la capital peruana de Lima, en octubre de 1938, hijo de un judío polaco y una suiza que huyeron de Alemania tras la llegada al poder del nazismo. Tuvo sus estudios secundarios y superiores en Inglaterra y de ahí parte hacia Estados Unidos, donde completó una maestría en la prestigiosa universidad de Princeton.

En los 60 trabaja en la región Centroamericana y del Caribe como economista para el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Hasta finales de esa década regresa a Perú para trabajar en el Banco Central de Reserva, bajo el gobierno de Fernando Belaúnde, quien es depuesto por un golpe de estado en 1969, forzando a Kucyznski a huir a EE.UU, donde siguió trabajando para organismos monetarios internacionales y creó sus propias compañías de inversión.

En 1980 volvió a Perú para ocupar el cargo de ministro de Energía, del que tuvo que renunciar debido a las protestas provocadas a raíz de una ley que daba exenciones tributarias a la explotación de gas y petróleo.

Tras su nueva incursión como ministro en el gobierno de Toledo, Kucyznski buscó la presidencia en las elecciones presidenciales de 2011, en las que quedó en tercer lugar, detrás de quienes fueron al balotaje, Keiko Fujimori y el eventual ganador, Ollanta Humala.

Cinco años más tarde se volvió a postular, y en 2016 llegó a la segunda vuelta de las elecciones, superando a Keiko Fujimori. Kucyznski asumió el cargo el 28 de julio de 2016 y eventualmente empezó a incurrir en una serie de decisiones cuestionables que dilapidaron su capital político, a la vez que empezaron a aparecer los cuestionamientos en su contra por el caso Odebrecht, por quién ya estaba procesado su antecesor, Ollanta Humala.

Su credibilidad terminó de caerse cuando durante la Nochebuena de 2017 indultó al expresidente Fujimori de cumplir la totalidad de la condena a 25 años por delitos de lesa humanidad a pesar de que en la campaña electoral había prometido no hacerlo, clave para que obtuviera el apoyo de los antifujimoristas.

El indulto llegó tres días después de que se salvara de ser destituido por una moción de censura en su contra en el Congreso, entonces de mayoría fujimorista, gracias a la abstención de diez congresistas de la facción de Kenji Fujimori, hijo menor del expresidente, quien le había pedido reiteradamente que liberara a su padre.

La libertad de Fujimori, que luego fue anulada tras un pedido de revisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quitó a Kuczysnki cualquier apoyo que pudiera haber tenido cuando apenas semanas después una serie de grabaciones revelaran los intentos de Kenji Fujimori y otros congresistas y funcionarios del Gobierno para lograr apoyos parlamentarios al presidente a cambio de ofrecer obras públicas.

Odebrecht2

La trama de la constructora Odebrecht

El conglomerado Odebrecht fue fundado en 1944 por el patriarca de la familia, Norberto Odebrecht, el nieto de un cartógrafo alemán que había emigrado a Brasil a mediados del siglo XIX. La constructora fue fundada en Salvador de Bahía, ciudad a la que la familia ha estado arraigada y en la que Norberto murió en 2014.

La compañía es la más importante del rubro de la construcción en América Latina y actualmente emplea a más de 167,500 personas en más de 60 países. En 1991, Norberto cedió la presidencia de la compañía a su hijo Emilio.

Un año más tarde el hijo de Emilio, Marcelo, entró a la compañía, quién en 2008 se convirtió en el Chief Executive Officer (CEO). Previo a llegar a este cargo, Marcelo era de las cabezas visibles de importantes gremiales de construcción e industria en Brasil y también trabajó en el brazo inmobiliario y petrolero de Odebrecht.

Fue precisamente con Marcelo que iniciaron los problemas legales de la compañía, al ser señalada por las autoridades de su país de estar detrás de una red de sobornos a candidatos presidenciales en América Latina, muchos que a la postre ganaban sus respectivas elecciones.

El 19 de junio de 2015, Marcelo Odebrecht es arrestado por su implicación en el denominado caso “Lava Jato”, la investigación que comenzó con el rastreo de una serie de sobornos que implicaban a la estatal petrolera brasileña Petrobras.

No tardaría mucho tiempo para que las ramificaciones de este caso se extendieran a al menos 11 países. Hilberto Mascarenhas, exdirectivo de la constructora brasileña Odebrecht, testificó ante un juzgado en marzo de 2017 que existía una división en la constructora, llamada Departamento de Obras Estructuradas, la cual se dedicaba a organizar y distribuir los sobornos a gobiernos, partidos, candidatos, lobistas e intermediarios, y que entre 2006 y 2014 habría repartido alrededor de $3,390 millones en sobornos.

En marzo de 2016, Marcelo Odebrecht fue sentenciado a 19 años de cárcel, luego de ser encontrado culpable de pagar cerca de $30 millones en sobornos. Desde su arresto, los descubrimientos relacionados con el caso “Lava Jato” no dejan de salir.

Foto D1: Archivo.

Foto D1: Archivo.

Los presidentes salpicados en los sobornos de Odebrecht

Para cooperar con las autoridades brasileñas y ver reducidas sus penas, algunos directivos de Odebrecht señalaron que varias personalidades políticas latinoamericanas recibieron sobornos en concepto de apoyos para su campaña. Entre estos se encuentran el expresidente colombiano Juan Manuel Santos de Colombia y Nicolás Maduro de Venezuela, quienes no han sido procesados por el sistema de justicia de sus países.

Entre los dignatarios que han sido condenados por su vinculación al caso Odebrecht destaca el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, quien actualmente cumple una condena de nueve años de cárcel por corrupción pasiva.

Lula, de 73 años, fue acusado de ser el beneficiario de un apartamento tríplex en el balneario de Guarujá (Sao Paulo), ofrecido por la constructora, a cambio de su influencia para obtener contratos en Petrobras, y de que la empresa costeó los gastos de almacenamiento de sus bienes. Por su parte, Marcelo Odebrecht agregó que Lula recibió sobornos por más de $ 2 millones.

Su sucesora en el cargo y también miembro del Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), Dilma Rousseff, también fue señalada por recibir sobornos. De acuerdo con las declaraciones de Marcelo Odebrecht, ella recibió en 2014 100 millones de reales (cerca de $26 millones) para su campaña.

Debido al escándalo, aunado a otras controversiales decisiones económicas tomadas durante su mandato, el congreso brasileño promovió un impeachment a Rousseff, quien fue destituida en agosto de 2016 y reemplazada por Michel Temer, quien días atrás fue arrestado en relación con este caso y espera la imputación de cargos de corrupción en su contra.

En Ecuador, el exvicepresidente Jorge Glas resultó salpicado en la trama de sobornos, luego que se filtraran audios en los que se le escuchaba pedir a altos funcionarios de la constructora, dinero a cambio de la concesión de contratos. Glas se defendió con el alegato de que todo era una venganza en su contra, después de tomarse la decisión de expulsar a Odebrecht de Ecuador.

El 3 de agosto de 2017, el presidente Lenin Moreno le retira la inmunidad, lo que comenzó un proceso judicial en su contra que terminó meses más tarde con una condena a seis años de cárcel por el delito de asociaciones ilícitas. Esto dio paso a que la Fiscalía ecuatoriana iniciara investigaciones por delitos más graves.

En Perú, dos expresidentes y una excandidata presidencial han estado relacionados con el caso Odebrecht. Alejandro Toledo y Ollanta Humala respectivamente se encuentran tras las rejas y a la espera de juicios, debido a sobornos aceptados de parte de la constructora para la construcción de obras públicas.

De la misma forma, Marcelo Odebrecht confirmó que se financió la campaña de Ollanta Humala y la de Keiko Fujimori en 2011. El expresidente Alan García, por su parte, se encuentra en Estados Unidos, a la espera de un pedido de extradición a Perú para enfrentar la justicia.

funes--oderbrecht

Los rastros que apuntan hacia Mauricio Funes.

El dinero de Odebrecht también habría financiado la campaña de Mauricio Funes. Según una publicación del periódico brasileño Folha de Sao Paulo, Funes recibió 5.3 millones de reales en efectivo −$1.5 millones − en el año 2008 de parte de la constructora brasileña para la campaña electoral.

El dinero se transfirió a través de una empresa del publicista Joao Santana, quien dirigió la campaña de Funes, según la publicación realizada en diciembre de 2016

La publicación sostiene que la cantidad se dedujo de la cuenta del PT con el contratista, que ha aceptado haber dado sobornos a varios funcionarios brasileños a cambio de la adjudicación de obras y contratos con el Estado durante el gobierno de Lula da Silva.

Esto fue confirmado por el exdirectivo de Odebrecht, Hilberto Mascarenhas, quien sostuvo que entre 2006 y 2014 se financiaron campañas electorales en El Salvador.

En el período comprendido entre 2006 y 2014 en El Salvador se desarrollaron dos elecciones presidenciales. Concretamente, en la campaña para las elecciones presidenciales de 2009, Odebretch tuvo vinculación a través del publicista Joao Santana, el cual asesoró al entonces candidato y posteriormente presidente, Mauricio Funes, postulado por el FMLN.

El pasado 2 de febrero, un juez federal brasileño condenó a Santana a ocho años de cárcel por lavado de dinero en el marco del caso de corrupción que involucra a Odebretch y la estatal petrolera Petrobras.

Odebretch además estuvo precalificada para continuar con la obra de construcción de la presa El Chaparral en El Salvador, pero luego fue retirada de la licitación.

Santana presidió la empresa Polistepeque, agencia de publicidad que dirigió las campañas publicitarias de la Presidencia hasta su salida de El Salvador en 2012. El entonces presidente Funes expresó que no había agencia de publicidad con la calidad de Polistepeque para manejar la pauta publicitaria gubernamental.

En septiembre, Información dada a conocer por Casa Presidencial sobre los gastos en publicidad del expresidente de la República, Mauricio Funes, revelan que el mandatario no licitó contratos millonarios que otorgó de forma directa a la agencia Polistepeque durante mayo del 2010 a agosto de 2011.

La justicia salvadoreña solicitó la extradición de Funes al gobierno de Nicaragua, el cual le otorgó asilo desde septiembre de 2016. El exmandatario enfrenta cinco órdenes de captura por delitos de corrupción y evasión fiscal cometidos durante su mandato (2009-2014), cuando habría sustraído más de $350 millones del erario público a través de transferencias presupuestarias a partidas de gastos reservados que no habrían sido del conocimiento de la Asamblea Legislativa.

Noticiero 1

TELE1 CANAL 30 EN VIVO

Últimas noticias

Zona multimedia

Lo más...